Creados para florecer | Génesis 2:4-25

El plan de Dios para las personas

Génesis 2:4-25 dice que fuimos creados para florecer como portadores de la imagen de Dios. ¿Qué significa para ti florecer? ¿Dónde encontramos significado? ¿Dónde se encuentra la vida? Jorge Cota nos recuerda que fuimos creados para florecer en una relación con Dios, a través de Su provisión, bajo Su gobierno y por Su diseño.

Jorge CotaOct 30, 2022

In This Series (13)
Creados para vivir el evangelio en nuestras relaciones interpersonales | Génesis 3:12-13
Luis CaceresDec 4, 2022
Creados para un mundo sin vergüenza | Génesis 3:7-11
Oscar CastilloNov 27, 2022
Creados para un mundo diferente | Génesis 3:1-7
Oscar CastilloNov 20, 2022
Creados para relacionarnos | Génesis 2:18-25
Jorge CotaNov 13, 2022
Creados para descansar | Génesis 2:1-3
Ivan IllarramendiNov 6, 2022
Creados para florecer | Génesis 2:4-25
Jorge CotaOct 30, 2022
El Corazón de Dios para las Naciones | Génesis 1:28-31
Oscar CastilloOct 16, 2022
Creados a la imagen de Dios | Génesis 1:26-27
Oscar CastilloOct 9, 2022
Creados para enseñar las verdades | Génesis 1-3, 2 Timoteo 2:24-26
Oscar CastilloOct 2, 2022
Creados para escuchar Su voz | Génesis 1:3, 6, 9, 11
Jorge CotaSep 25, 2022
¿Quién es Nuestro Dios? Parte 2 | Génesis 1:1-5
Oscar CastilloSep 18, 2022
¿Qué es lo que Dios ha creado y cómo esto revela Su carácter? | Genesis 1:3-25
Ivan IllarramendiSep 11, 2022
¿Quién es Nuestro Dios? | Génesis 1:1-2
Oscar CastilloAug 28, 2022

Resumen

¿Qué significa florecer? La Biblia es muy clara en cuanto a dónde podemos encontrar vida, significado, gozo, propósito y realización personal. En Génesis 2:4-25, Dios describe cuatro condiciones específicas para que florezcamos.

Fuimos creados para florecer en una relación con Dios

Génesis 2:4-7. Solo en una relación con Dios podemos encontrar vida, gozo, paz, significado y nuestra máxima realización.

  • A diferencia del resto de la creación, fuimos creados a la imagen de Dios para conocerlo y reflejar Su gloria. El Dios del cosmos creó a la humanidad para revelar Su naturaleza interpersonal. La humanidad fue creada y formada a la imagen de Dios, y todavía hoy, Dios nos está moldeando y diseñando cuidadosamente a cada uno de nosotros a Su imagen para estar en relación con Él.

  • El Señor es nuestro Creador. Cada uno de nosotros fue creado a la imagen de Dios. Él nos creó a todos con dignidad, propósito y valor. Desde el momento de la concepción, ante los ojos de Dios tu vida es valiosa. Tú eres importante para Dios. Salmo 139:13.

  • Tu valor no está determinado por lo que haces sino en quién estás. Este mundo promete vida, propósito y paz separados de Dios, y a través de nuestras profesiones, dinero, experiencias o placer. Pero el verdadero propósito y la vida abundante se encuentran solo en Dios Juan 10:10.

Fuimos creados para florecer a través de Su provisión

Génesis 2:8-15. Encontramos significado y propósito cuando reconocemos que Él es Aquel que proporciona todo lo que estamos llamados a administrar.

  • El Señor proveyó un hogar con abundante provisión. El plan original de Dios era proporcionar un hogar para que la humanidad viviera en el santuario del jardín de Edén. El hombre fue creado para trabajar, cuidar y servir en este paraíso.

  • El Señor es nuestro Proveedor. Usted está llamado a administrar todo lo que Dios ha provisto. Tu salud, tu cuerpo y tu tiempo se lo debemos a Dios, quien nos da todo para que Dios sea exaltado. Somos llamados a través del mandato cultural Génesis 1:28 a cultivar el mundo edificando familias, iglesias, escuelas, ciudades y gobiernos. Estamos llamados a tomar dominio sobre la tierra administrando todo lo que nos rodea. Debemos tener una ética bíblica y ver que todo lo que hacemos en este mundo es un acto de adoración y no debemos creer la mentira de que lo secular está separado de lo sagrado.

  • Toda la vida es una expresión de nuestra adoración. Imagínese si viera el propósito de su vida como ofrecer a Dios lo mejor de usted. 1 Corintios 10:31 dice que todo lo que hacemos en nuestra vida, lo hacemos todo para la gloria de Dios. Imagine un mundo donde la gente viviera y trabajara con la mentalidad de que su propósito en todo es servir al Señor Colosenses 3:23-24.

Fuimos creados para florecer bajo Su dominio

Génesis 2:16-17. Para vivir en relación con Dios, debemos confiar en Él como el Gobernante de nuestras vidas que tiene en mente lo mejor para nosotros.

  • El Señor le dio al hombre un mandato claro. El primer mandato de Dios en la Biblia fue que todos los bienes y recursos de la tierra estaban a disposición del hombre. Al hombre se le dio a elegir entre confiar en Dios o en sí mismo. La consecuencia de la desobediencia del hombre fue la muerte física y espiritual en la que ya no experimentaríamos la presencia de Dios.

  • El Señor es nuestro Gobernante. El Señor es nuestra máxima autoridad, y Su camino es el mejor porque Él siempre tiene en mente nuestros mejores intereses. Tristemente, podemos creer la mentira de que Su Palabra no es verdad, que Él no es bueno, y que desobedecerlo no es gran cosa.

  • Rechazamos la autoridad del Señor. La mentira fundamental de nuestros días es que somos nuestra propia autoridad. La Biblia nos dice que no somos nuestros, sino que pertenecemos en cuerpo y alma, en vida y muerte, a Jesús 1 Corintios 6:19-20.

Fuimos creados para florecer por Su diseño

Génesis 2:18-25. Dios nos da nuestro diseño para el matrimonio, el sexo, las familias y el género.

  • El Señor hizo una ayuda para el hombre y los une en matrimonio. El hombre siempre fue creado para tener comunión. Su aislamiento fue el único aspecto de la creación que el Señor consideró “que no era bueno”. Cuando Dios creó a la mujer, hizo una ayuda coigual; cada uno pudo proporcionar lo que le faltaba al otro.

  • El Señor es nuestro Diseñador. Como nuestro Diseñador, el Señor es Aquel que determina nuestro género, define el matrimonio y crea la unidad familiar para que sirva como base de la sociedad. Su diseño nos permite florecer.

  • Es tentador para muchos de nosotros centrarnos en los problemas de nuestra sociedad. La fluidez de género, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aumento de la infidelidad y las tasas de divorcio son problemas reales en nuestra sociedad. Sin embargo, como iglesia y como individuos, debemos responder centrándonos primero en nuestros propios corazones y en nuestra relación con Dios.